Alberto Rodríguez, Presidente de TheCUBE, responde a algunas cuestiones sobre las llamadas ‘métricas de ego’ o ‘vanity metrics’.

¿Qué son las ‘vanity metrics’?

Es un término que le escuché por primera vez a Eric Ries -Lean Startup- consistente en mostrar métricas de evolución de tu negocio muy atractivas y entendibles por la opinión pública, tales como descargas, menciones en RRSS o usuarios registrados, que poco tienen que ver con la evolución real del negocio, normalmente son espectaculares pero en la mayor parte de las ocasiones no generan ingresos ni son indicadores de la salud de la compañía.

¿Por qué debería mirarlas con recelo en mi startup?

Son lo que podríamos llamar un “proxy”, un indicador lejano que podría terminar dando pistas de la evolución de tu startup, pero son fácilmente manipulables y la gran mayoría de veces no tienen una relación directa con una evolución positiva del negocio, todo lo contrario, puedes tener la tentación de engordarlas e invertir dinero en ellas para generar ruido y notoriedad, cuando el objetivo de todo negocio es la supervivencia a largo plazo, y eso solo se consigue en último término siendo capaz de generar ingresos de forma recurrente y estable.

¿En qué otras métricas es más recomendables apoyarse para tomar decisiones?

Si nuestra startup es una app o una compañía B2C, la clave son los usuarios activos y la tasa de retención de dichos usuarios, y si es de pago, cuantos clientes pagan, al final, solo tenemos una empresa si tenemos un cliente que paga, si somos una startup más enfocada al B2B necesitamos entender que los ingresos están precedidos por facturas y normalmente por contratos, que están precedidos por propuestas y estas por acciones comerciales, y si no tenemos un embudo que tenga muchas acciones comerciales, que algunas se conviertan en propuestas, algunas en contratos y algunas en facturación, no tenemos nada.

Y para los dos tipos de startups hay que monitorizar el coste más importante que tiene un negocio: el coste de captación de usuarios, clientes o coste comercial, otra variable igual de importante es el cash, si estamos quemando cash o si estamos siendo capaces de cuidar o incluso mejorar el cash de nuestra startup.